¡Primera edición! Noviembre de 2020 Ahora tiro yo, porque me toca

Siempre hablaron por nosotres. Los medios hegemónicos de comunicación, las publicidades, las campañas electorales, otras generaciones. El sentido común dice que “somos el futuro”, “la sociedad del mañana” o por el contrario, que “estamos perdidos”. Pero esas, ¿son nuestras frases? Queremos definirnos sin intermediarios. La revista Creo es un medio de las juventudes. Entre tanta tinta derramada faltaba la primera del plural, no “para jóvenes” sino “de les jóvenes”. Nosotres inundamos los barrios, las escuelas, terciarios, universidades. Teñimos el país con la marea verde y aunque a algunes no les guste, son colores que no se borran.


En épocas de abundancia digital, avance de la derecha y del odio, damos nacimiento a una alternativa de comunicación. La “Creo” es un doble llamado: para creer que el mundo se puede cambiar, pero no para quedarse observando cómo la historia se hace, sino también, para crear el mundo que queremos.


Para qué usar la Creo

“Creo” tiene, como una navaja suiza, múltiples funciones. Podría usted leerla en papel o en pantalla, experiencias táctiles, aunque así se nombre sólo a la segunda. Podría acaso, en ocasión de alta temperatura, improvisar un abanico; en ocasión de parrilla o salamandra, avivar el fuego. Recomendamos primero echarle un ojo a fin de sacarle todo el jugo. Puede usted armar un collage o tal vez ponerla debajo de la mesa despareja, para nivelarla. También, aunque solo si quiere, puede discutirla con sus amigues y esperar con ansias, la próxima edición.


Por qué usamos la “e”


La palabra y el lenguaje escrito y verbal, nunca son inocentes. Es decir, crean algo. Son responsables de producir una modificación en quien lee o escucha. El lenguaje nunca es un detalle, es histórico y político, y por lo tanto, un terreno en disputa. Porque las desigualdades históricas contra las que luchamos a diario se materializan en el lenguaje, porque el lenguaje sexista nos puede desaparecer; porque lo que no se nombra, no existe. Porque la RAE y sus seguidores buscan imponer la lengua y los valores que la rigen, porque la dominación lingüística es producto de la dominación social.

¿Quién es la RAE para desestimar o legitimar las formas en las que hablamos? ¿Qué los mueve? ¿Qué los enoja tanto? El lenguaje cambia, todo el tiempo, muta las veces que sean necesarias. Usamos la “e” y militamos el “lenguaje inclusivo” porque visibiliza, porque nombra, porque hace existir a aquellas identidades que estuvieron invisibilizadas todo este tiempo por las instituciones y estructuras hegemónicas.

El lenguaje lo ponemos en juego nosotres, mientras lo armamos y lo desarmamos, mientras transformamos todo aquello que no nos deja ser. Así que, por eso, ¡lo sentimos! RAE y sus seguidores, la Revista CREO no obedece instituciones coloniales ni patriarcales.

Te invitamos a difundir, colaborar y sumarte a construir la Creo.